Taller de cocina

A través de la manipulación tomaremos contacto con distintos alimentos para conocer sus características principales y elaboraremos platos que después degustaremos en el aula, potenciando así la creatividad, la motricidad, la cooperación y la importancia y el gusto de probar nuevos alimentos.

Si se tiene en cuenta que el niño aprende a través del contacto y de la relación directa con el entorno que le rodea, la cocina es un espacio privilegiado que se ofrece al niño para aprender jugando. Aquello que el niño aprende jugando, permanecerá en su memoria para el resto de su vida.

Hacer con los niños recetas de cocina, elaborarlas y manipular alimentos resulta muy divertido. Resulta de vital importancia motivar a los niños e implicarlos en cada actividad para de esta manera desarrollar conductas nutricionales adecuadas y equilibradas.

Durante el Taller, los niños fortalecen y desarrollan:

  • El sentido del trabajo en equipo
  • Hábitos de higiene
  • Hábitos alimentarios
  • Habilidades manuales:
    • Cortar
    • Mezclar
    • Amasar
    • Espolvorear…

En definitiva, además de enseñarles a cocinar, el Taller apunta a que los niños expresen su creatividad a través del mundo de la cocina.

Galería de imágenes